dimecres, 21 de setembre de 2016

De vuelta


Día 25:
Hoy será un día muy largo. Me desperté a las 11 de la mañana, me duché y me cambié para desayunar tranquilo e ir a dar una vuelta por la ciudad. Hizo un día maravilloso, con un clima que animaba a visitar las tiendas y hacerme las últimas fotos antes de irme al aeropuerto. Visité una tienda en la cual compré unos recuerdos para mis amigos y para mis familiares. A las 12:30 cogí un taxi que me llevó al Charles de Gaulle, aeropuerto de París. Una vez allí, recogí los billetes para el avión, y esperé hasta que embarqué. Subí al avión a las 14:00 y avisé a un amigo mío para que vaya a recogerme. Me pasé las 2 horas del trayecto jugando con mi tablet y escuchando música, ya que siempre, a donde vaya, estoy con los audífonos puestos escuchando música simplemente porque me relaja. El viaje se me hizo corto, muy corto, aunque se notaron algunas turbulencias, pero finalmente aterricé y recuerdo que todo el mundo aplaudió al piloto en forma de agradecimiento. Salí del avión y fui a recoger la aleta a las cintas, y allí, como de costumbre se tarda de 10 minutos a 20 minutos depende de la suerte que tengas, pero en mi caso tardé solo 7 minutos en recoger mis maletas. Al salir de las cintas salí directamente donde estaba mi amigo, esperándome para ir a casa. Llegué a casa y le conté mi experiencia a mi amigo, y le di un recordatorio, que era curioso porque tenía la forma de la Torre Eiffel y le encantó. Finalmente tal y como vi mi cama me tumbé, porque esto de viajar es muy cansado. En conclusión, mi estancia en París fue buena.
Antero Vasquez


Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada